La Ley De La Paz

Por Adi Da Samraj

II. La Raíz de la Guerra

El individuo no Iluminado se encuentra en un estado de preocupación constante por su autopreservación (a pesar de que esta preocupación no sea siempre consciente). Esta tendencia (u orientación hacia la existencia) basada en el yo (o egóica) se manifiesta como la psicología de la búsqueda y el conflicto relativos a todo lo que se considera como "no-yo". Por esta razón, las vidas egocéntricas individuales son una expresión constante del temor, la tristeza, la ira y el desamor. Salvo los grandes santos y sabios, todos los individuos—ya sean "líderes" o "seguidores"—están controlados por esta tendencia del ego. Y la vida colectiva de los seres humanos egocéntricos (expresada en toda clase de grupos organizados, incluyendo gobiernos) está dominada por los mismos motivos hacia la autopreservación y el control de lo que se encuentra "afuera"—lo cual conduce a la expresión colectiva de temor, tristeza, ira y desamor.

Como escribí anteriormente ("Sobre la Liberación del ego y la Sociedad egóica, o Cooperación + Tolerancia = Paz"), "La humanidad, adoctrinada por filosofías materialistas, tecnologías al servicio del ego e idealismos políticos burdos, está poseída por los esfuerzos mecánicos y emocionalmente negativos de la auto-gratificación (y la ansiedad causada por todo tipo de esfuerzos en la busqueda de alivio), y crónicamente deprimida por la frustración de los impulsos Espirituales y Divinos que son características inherentes del corazón de todos los seres vivos. El ego-'yo', ya sea individual o colectivo, es eventualmente reducido a la tristeza y la desesperanza, debido a (y como una experiencia resultado de) la incapacidad de la vida (en sí y de por sí) para generar Felicidad, Alegría e Inmortalidad. Y esa depresión, contenida en el ego, finalmente se convierte en ira o en la confrontación desamorosa con el mundo en su totalidad y con toda forma de supuesto "no-yo"—incluyendo además (y especialmente) la Identidad Divina Trascendental, Inherentemente Espiritual y en Sí Misma Evidente del Ser (o la Condición Unica No Separada del Ser), la Cual está 'oculta' por medio de las ideas convencionales (o meramente exotéricas) de un 'Dios Aparte' y que es (por ende) convertido en un 'Otro' por la mente egóica. Y cuando la ira se convierte en la emoción de las sociedades humanas, la calidad de fuego (o el intento primitivo y destructivo del ego frustrado) invade el plano de la humanidad. Ese fuego está expresado en toda la agresión y competitividad (y todos los sufrimientos e ilusiones dolorosas resultantes) de la humanidad, incluyendo todas las políticas de confrontación que se basan en el ego. Y finalmente, el fuego del ego se resume, en actos de guerra."